“Cuando leo la palabra ‘cártel’ me da miedo”: la selección del jurado marca el inicio del juicio contra García Luna en Nueva York

“Cuando leo la palabra ‘cártel’ me da miedo”: la selección del jurado marca el inicio del juicio contra García Luna en Nueva York

Genaro García Luna luce un poco mayor que en las fotografías de cuando era miembro del Gabinete del expresidente Felipe Calderón. Tras pasar tres años en una cárcel de Nueva York, la exsecretaria de Seguridad Pública tiene el pelo completamente gris. Alrededor de las 9:30 am, se presentó en el juzgado de Brooklyn con un traje azul marino, una corbata de color claro y una camisa blanca. Le dio un abrazo a uno de sus abogados. Se puso un auricular para escuchar la traducción al español de los procedimientos en su contra y se levantó cuando el tribunal entró en sesión. Esa fue la primera imagen que dejó el juicio contra García Luna, el exfuncionario mexicano de más alto perfil que se ha sentado en el banquillo de los acusados ​​en Estados Unidos. El proceso comenzó el martes con la selección del jurado y con decenas de interrogatorios a los posibles candidatos. Es un paso ineludible elegir quiénes serán las 12 personas que finalmente decidirán sobre la culpabilidad o inocencia del imputado, que enfrenta tres cargos por narcotráfico, uno por delincuencia organizada y otro por falsedad en las declaraciones.

“¿Crees que puedes ser una persona justa e imparcial para ambas partes?” La jueza Peggy Kuo, a cargo del proceso de selección, preguntó a cada uno de los posibles jurados. A pedido de la Fiscalía y la defensa, el juez hizo las preguntas para conocer más a los candidatos, ciudadanos que fueron elegidos al azar y que tuvieron que llenar cuestionarios detallados sobre prácticamente todos los aspectos de su vida. “Escuché sobre el nombre de esta banda criminal [El Cartel de Sinaloa] y sobre El Chapo, pero no creo que eso afecte mi imparcialidad”, dijo, por ejemplo, un hombre blanco de mediana edad, uno de los primeros en ser llamado por la corte.

El proceso de selección del jurado se convirtió rápidamente en un reflejo de la sociedad estadounidense: su mosaico étnico, sus desigualdades, las diferentes opiniones en los debates sobre la legalización de las drogas, su confianza en las instituciones y el sistema de justicia, o su nivel de interés por las noticias, la política y la guerra. sobre drogas “La idea de participar en este juicio me pone muy nerviosa, muy ansiosa”, confesó con la voz entrecortada una profesora de origen latino y que parecía tan agobiada que la excusaron de seguir en el proceso.

“Pusiste en tu cuestionario que habías visto alguna serie en Netflix sobre El Chapo, ¿podrías contarme más sobre eso?”. El juez Kuo le preguntó a una mujer con un abrigo negro. Vi algunos episodios de narcos, pero sinceramente perdí el interés”, dijo la ciudadana neoyorquina y agregó que era pareja de un agente activo de la DEA, aunque aseguró que eso no iba a influir en su capacidad para dar un veredicto imparcial. Los abogados de García Luna cuestionaron la idoneidad de ese candidato. “La mayoría de los testigos de cargo son ex narcotraficantes”, argumentó César de Castro, quien encabeza la defensa.

El exsecretario de Seguridad estuvo de acuerdo. Siguió con la mirada cada intervención y fijó la mirada en el lado izquierdo del patio, donde uno a uno los ciudadanos respondían a las preguntas. Casi siempre estaba con el semblante serio y el ceño fruncido, y ocasionalmente intercambiaba algunos comentarios con sus abogados. En opinión del grueso de la gente que siguió el juicio, parecía, hasta cierto punto, tranquilo. Por momentos, se ajustaba las gafas o levantaba las cejas tras escuchar algunas respuestas de posibles jurados. Mientras tanto, una dibujante apuraba los trazos con una estilográfica sobre un cartón y coloreaba la ropa de la acusada en su boceto.

Una mujer con una blusa celeste admitió que la presencia de García Luna y la gravedad de los cargos en su contra podrían intimidarla. “Cuando leo la palabra ‘cartel’, realmente me asusta un poco”, dijo. No había dudado en que el acusado estaba en la misma sala del tribunal con ella hasta que el juez se lo dijo. La exsecretaria dio una pequeña sonrisa ante la confusión. La mujer fue descartada.

En otra ocasión, el juez preguntó a un hombre si pensaba que el hecho de que su cuñado fuera abogado podía influir en el veredicto. “No, no hemos hablado desde que mi esposa y yo nos divorciamos”, respondía. “Hipotéticamente, si lo acusaran, ¿le gustaría que una persona como usted estuviera en el jurado?” dijo el magistrado a otro candidato. “Honestamente, no”, confesó otro miembro potencial.

Una mujer negra dijo que su hermano estaba en la cárcel y que su hijo estaba en espera de juicio por posesión ilegal de armas, pero que confiaba en la justicia. Otro hombre fue enfático en su oposición a la legalización de la marihuana y otro defendió exactamente lo contrario. Una inmigrante rusa pidió no ser seleccionada porque no hablaba el idioma, al igual que otro hombre con acento extranjero. A la gran mayoría les preocupaba la idea de tener que ausentarse de su trabajo durante casi ocho semanas, la duración prevista del juicio, en muchos casos sin goce de sueldo. Algunos tenían vacaciones planeadas y buscaban escaparse. Otros no tenían a nadie que cuidara de sus hijos o familiares enfermos. Varias facetas de la sociedad neoyorquina aparecieron en la sala: madres solteras, familiares de policías, estudiantes, jubilados y pequeños empresarios.

“A mucha gente no le gusta estar en el jurado o que elijan a sus empleados, pero a veces encuentras la manera de hacerlo funcionar”, reconoció el juez en voz baja. Después de pasar poco más de dos horas en la corte, García Luna lucía cansado y se llevó la mano a los ojos. La corte hizo un receso para el almuerzo, antes de continuar con una sesión agotadora que duró toda la tarde. En la recta final de la audiencia de más de ocho horas, las baterías del dispositivo de traducción de García Luna se agotaron. Estaba inquieto, les hizo algunos gestos para que se los cambiaran y el proceso se detuvo por unos minutos. En última instancia, la selección del jurado está programada para el miércoles. Las identidades de las personas que pasen el último filtro no serán reveladas.

Mientras avanzaba la causa judicial, el juicio mediático también seguía su curso. “García Luna, di la verdad”, decía una de las pancartas que portaba un grupo de 10 mexicanos residentes en Nueva York que se manifestaron frente a la cancha. “Él traicionó a los mexicanos, su responsabilidad era cuidar a los más vulnerables”, explicó Guillermo Rojas, un manifestante de 38 años. Rojas decidió venir desde Long Island City con otros partidarios del presidente, Andrés Manuel López Obrador, para exigir que el juicio responda a varias preguntas sobre el gobierno de Calderón (2006-2012).

La Fiscalía sostiene que García Luna aprovechó su cargo en el Gabinete de Calderón para darle trato preferencial y rienda suelta a las operaciones del Cártel de Sinaloa. Los vínculos entre el grupo delictivo y el exfuncionario se remontan a más de 20 años, ya que este fue titular de la Agencia Federal de Investigación durante el Gobierno de Vicente Fox (2000-2006), aseguran las autoridades. Las acusaciones incluyen sobornos multimillonarios, tráfico de información privilegiada, amenazas de muerte contra posibles testigos y un esquema corrupto para intimidar y silenciar a los medios. El expresidente Calderón ha sostenido desde la detención del exfuncionario, uno de sus hombres de mayor confianza, que desconocía alguna vinculación con el narcotráfico y que confía en que el asunto se esclarezca en los tribunales. “Que Calderón diga que no sabía es un absurdo”, dice Rojas.

El juicio, que parece explosivo, pone en entredicho el legado de García Luna y la credibilidad de la estrategia del gobierno de Calderón contra los cárteles de la droga. Exjefes criminales, exfuncionarios y políticos desfilarán por los pasillos de la corte de Brooklyn, así como hordas de periodistas que llegaron a la corte este martes desde las cinco de la mañana. Los reporteros siguieron los detalles desde una sala alterna, donde se instalaron cámaras para retransmitir en directo la sesión. La telaraña en torno al caso dibuja una red de complicidades, dudas y traiciones, que se extiende por los gobiernos de los últimos tres expresidentes de México: Fox, Calderón y Enrique Peña Nieto.

El abogado que lideró la defensa negó los rumores sobre la firma de un acuerdo de culpabilidad de último minuto. “Vamos a juicio, no hay oferta encima de la mesa”, dijo De Castro a los medios a su salida del juzgado. Salvo cambio en el cronograma previsto, esta semana o la próxima ambas partes presentarán sus argumentos iniciales ante el juez Brian Cogan, el mismo que condenó a El Chapo a cadena perpetua en julio de 2019.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país