Detienen a los tres primeros presuntos autores del brote de meningitis en Durango

Detienen a los tres primeros presuntos autores del brote de meningitis en Durango

Ricardo Mejía Berdeja expone expediente de implicados en casos de meningitis aséptica en hospitales de Durango, durante rueda de prensa en Palacio Nacional el 8 de diciembre de 2022.Galo Cañas Rodríguez/ Cuartoscuro

La investigación sobre el brote de meningitis que ya mató a 35 personas en Durango dio un vuelco. Casi cuatro meses después del primer ingreso hospitalario, el caso ha cobrado sus primeros detenidos. La Policía ha detenido en la madrugada de este martes a tres sospechosos por su presunta responsabilidad en el brote, según ha anunciado el gobernador del estado, Esteban Villegas. El personaje más importante en caer ha sido Joaquín Antonio Gardeazabal Niebla, exdirector de la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Durango (Coprisado). Las autoridades también han detenido a un trabajador de Copris, identificado como Guadalupe N., y a un médico anestesiólogo, Omar N., considerado por la Fiscalía General del Estado como el principal responsable, ya que trabajaba en los cuatro hospitales privados involucrados y, según informó el Ministerio Público. Ministerio, utilizó sus propios medicamentos, que fueron el origen del hongo que provocó la infección.

Estas nuevas revelaciones arrojan luz sobre una de las principales incógnitas del caso: cómo se produjo la contaminación del hongo Fusarium solani en los cuatro lotes de bupivacaína, un anestésico local, que causó la meningitis. La Fiscalía señala ahora que el medicamento no estaba adulterado originalmente: Pisa, la farmacéutica que lo produce, lo distribuye por todo el continente, pero solo ha habido casos en Durango. En cambio, el Ministerio Público sostiene que fue la mala gestión en los hospitales y el hecho de que los centros médicos permitieran el ingreso de medicamentos extranjeros sin el debido control de calidad lo que provocó la enfermedad.

La principal acusación, por tanto, es contra Omar N. por homicidio, lesiones y “responsabilidad profesional y técnica”. Gardeazabal Niebla y Guadalupe N. están imputados por “ejercicio indebido del servicio público” y homicidio. Los tres ya se encuentran bajo prisión preventiva en el Centro Federal de Readaptación Social (Cereso) de la ciudad de Durango. Sobre el exdirector de Coprised, Villegas ha asegurado que ni siquiera tenía la licenciatura en medicina necesaria para ejercer su cargo. Hay otros siete sospechosos prófugos de la justicia, los dueños y encargados de los centros médicos donde se inició el brote, aunque la Fiscalía cree que aún se encuentran en territorio mexicano.

El brote de meningitis se originó en cuatro clínicas privadas de la capital del estado, ahora cerradas: Hospital del Parque, Santé, Dikcava (que funcionaba sin licencia) y San Carlos. La fiscal de Durango, Sonia Yadira, ha asegurado en rueda de prensa: “Los hospitales no debieron permitir la entrada por parte de médicos de medicina ajena que no había sido revisada que estuviera en perfecto estado de conservación”. El titular del Ministerio Público ha indicado que 32 de las 35 muertes corresponden a mujeres operadas en el Hospital del Parque, que ha sido identificado como el principal foco de contagio, desde donde se propagó la enfermedad por Omar N.

Las otras dos detenciones no han sido competencia de la Fiscalía del Estado, sino de la Fiscalía Anticorrupción. En el caso de Gardeazabal Niebla, por su responsabilidad al frente de Coprised y el engaño en sus títulos universitarios. Se designa a Guadalupe N. como responsable del control de calidad en los hospitales involucrados. Según la institución, “omitió varias irregularidades relevantes” como la ausencia de una “farmacia hospitalaria”, “medicamentos protegidos sin las condiciones adecuadas”, falta de registros de temperatura y humedad o la falta de una “licencia sanitaria para el manejo controlado de medicamentos”. . entre otros.

“¿Quién autorizó la licencia de estos hospitales [Gardeazabal Niebla], que no contaba con las características mínimas indispensables para poder funcionar, no solo daba permiso: no tenía título. El encargado del Coprisado en ese momento no tenía título y la ley establece primero que tiene que ser médico y segundo que tiene que tener título y cédula. No tenía título y eso es prisión directa por usurpación de funciones. Imagínate todo lo que firmó, eso no puede pasar”, dijo Villegas, cuestionado sobre el tema este martes en rueda de prensa.

El primer ingreso por un caso de meningitis fue el 14 de octubre. Desde entonces, las hipótesis sobre lo que pudo pasar han sido muchas, pero hasta ahora la investigación no había esclarecido cómo llegó el hongo que provocó la enfermedad a los cuatro hospitales. “La investigación nos llevó varios meses”, reconoció Villegas. “En una desgracia murieron 35 mujeres, madres jóvenes (…) Aparentemente parece que nos demoramos. El periodo de incubación para poder saber qué era, de dónde venía, de dónde venía, por qué, cómo se contagió, por qué en cuatro hospitales, cuántos médicos intervinieron, si fue el medicamento, si fue otra cosa, si fue la jeringa, si fue la aguja, si fue el proceso… no es tan sencillo”.

Villegas ha defendido su gestión de la crisis, pese a las recurrentes críticas de los familiares de las víctimas, que han organizado una manifestación de protesta el próximo viernes. Según el gobernador, actualmente hay tres pacientes ingresados ​​en el Hospital 450, uno de ellos en cuidados intensivos con estado grave, tres en la clínica del Seguro Social y uno más en la clínica del ISSSTE. En total se han registrado 79 contagios, han muerto 34 mujeres -la gran mayoría madres jóvenes, debido a que la anestesia contaminada se usaba principalmente en cesáreas- y un hombre.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país