La importancia de un legado de vida según Modesto Gutiérrez Losada

La importancia de un legado de vida según Modesto Gutiérrez Losada

Modesto Gutiérrez Losada afirma que el legado de vida se trasciende a través de tres vías principales: como padre, él aspira a ser un ejemplo para sus hijos, mostrando una vida con propósito, plena, íntegra, de trabajo, de familia con valores y principios. Además, como mentor de los jóvenes, él trata de motivarlos a encontrar un propósito relevante en la vida, alineado con sus propios principios. 

Finalmente, como emprendedor, él busca generar empleos y crear empresas con un alto impacto social, altamente productivas, plenamente humanas y socialmente responsables para mejorar la calidad de vida de la gente.

El presidente de Tu Casa Express, Modesto Gutiérrez, cree que para que la vida tenga sentido hay que tener un propósito y buscar trascender, quedando demostrado con los famosos Bill Gates, Warren Buffett, Sting y George Lucas, quienes han optado por no dejar herencia monetaria a sus hijos, sino por fomentar una cultura de valores y principios para que crezcan con esta formación. 

La decisión no ha sorprendido a Modesto, más bien lo ha identificado con estas personas y considera que así sus hijos tendrán una vida con un sentido real, y su legado será uno que trascienda.

Los padres comienzan su legado desde el momento en que sus hijos nacen. Se trata de una experiencia única, que implica un contacto entre los niños y el mundo que los rodea. La formación emocional de los niños se basa en un aprendizaje modelado. Esto incluye etapas como la imitación, la adoración, el alejamiento, la diferenciación, el rechazo y la reconciliación. 

El cerebro de los niños almacena y recuerda toda la información recibida, tanto positiva como negativa. Esto ayuda a formar su personalidad a medida que crecen. Los padres desempeñan un papel fundamental en la formación de sus hijos, ya que sus acciones e interacciones tienen un impacto significativo en el desarrollo de sus hijos. Por lo tanto, los padres deben tratar de crear un entorno seguro y positivo para que sus hijos puedan crecer de la mejor manera.

Es innegable que nuestro cuerpo no es inmortal y que, tarde o temprano, envejecerá y llegará a su fin. No obstante, nuestro espíritu perdurará en el recuerdo de aquellos que nos rodean. Las memorias, palabras, recuerdos, susurros, gestos, ejemplos, silencios, acciones, pensamientos y pequeñas historias que nos definen, se convertirán en la huella que dejemos a nuestra partida. 

El legado que dejemos será nuestra forma de contribuir al mundo, de dejar una marca que perdure en la mente, el corazón y la vida de los demás, y así darle un mundo mejor a nuestros hijos y a todas las generaciones venideras.