Ley Monzón: Puebla se convierte en el primer estado en quitar la patria potestad a los feminicidios

Ley Monzón: Puebla se convierte en el primer estado en quitar la patria potestad a los feminicidios

La diputada Mónica Silva y un grupo de activistas celebran la aprobación de la Ley Monzón, en el Congreso de Puebla, este jueves.Hilda Ríos (EFE)

Puebla es el primer estado en reformar la ley para quitar la patria potestad a los feminicidios y suspenderla a aquellas personas que están siendo investigadas por feminicidio. El Congreso local aprobó este jueves por unanimidad la reforma de los Códigos Penal y Civil que sienta un precedente en el país y abre la puerta a que otros Estados legislen en el mismo sentido. La reforma ha sido bautizada como ‘Ley Monzón’ en honor a la abogada feminista Cecilia Monzón, asesinada en mayo del año pasado, y cuyo principal sospechoso de su muerte es el padre de su hijo, el expolítico priista Javier López Zavala.

El texto busca apuntalar un cambio de paradigma y asegurar en estos casos el interés superior del menor, incluso por encima de la presunción de inocencia de los presuntos feminicidas. La reforma propone suspender la patria potestad de los menores cuyo padre esté vinculado a un proceso por femicidio o tentativa de femicidio. De confirmarse dicha sentencia, el hombre perdería definitivamente ese derecho. “Esta violencia tiene efectos colaterales, especialmente cuando hay niñas, niños y adolescentes involucrados, que se convierten en víctimas indirectas, cuando se ejerce contra sus madres”, dijo la diputada del PT Mónica Silva, impulsora de la medida. “Ellos son los que quedan en una situación aún más vulnerable de lo que estaban, ya que les han arrebatado a su madre y en muchos casos quedan al cuidado del delincuente que dice ser su padre”, dijo el diputado continuado.

La familia de Cecilia Monzón ha celebrado la aprobación de la reforma legislativa. “Todos los niños en México merecen las mismas garantías y que prevalezca su interés superior en casos de femicidio perpetrado por el padre. Gracias al Congreso de Puebla por asumir el reto”, escribió en Twitter la hermana del abogado, Helena Monzón.

La familia de Cecilia Monzón es quien actualmente tiene la custodia del hijo de la activista, un niño de 4 años. Sin embargo, el presunto feminicidio, dada la legislación vigente, conserva el derecho a la patria potestad de la menor. Fuentes cercanas al caso señalan que la defensa de López Zavala, en medio de una batalla legal, ha llegado a plantear el ejercicio de los derechos de visita de la menor “aunque nunca se ejercieron [cuando Monzón vivía] y ahora están intentando utilizarlos en el marco del procedimiento de custodia”, ha dicho la familia Monzón en una entrevista con EL PAÍS. La abogada y activista poblana había denunciado durante años a Javier López Zavala por abandonar a su hijo y por no pagar la pensión alimenticia. Pese a todo, la aprobación de la reciente ley no aplicaría en el caso de Cecilia Monzón por el carácter retroactivo de la normativa.

Abogada y activista mexicana Cecilia Monzón.
Abogada y activista mexicana Cecilia Monzón.monzon_cecilia (RR.SS.)

“Estas reformas son un paso más en la gran deuda en la que nos encontramos porque ningún femicidio, aun cuando el hecho violento no haya terminado y haya quedado en tentativa, no podrá conservar la patria potestad, con la que niñas, niños y adolescentes podrá estar libre de ese ambiente de violencia”, concluyó Mónica Silva.

Puebla también aprueba la ‘ley de violencia ácida’ en la misma sesión

El Congreso también aprobó por unanimidad clasificar los ataques con ácido como tentativa de feminicidio en el Estado. Desde la tribuna de invitados, varias mujeres víctimas de estos ataques siguieron la votación. Entre ellos Carmen Sánchez, Esmeralda Millán y la saxofonista María Elena Ríos, quienes estuvieron acompañadas de activistas del movimiento feminista. La sentencia agrega a la Ley para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia el término “violencia ácida” como un acto que inflige daño no accidental, utilizando ácido o cualquier sustancia corrosiva que pueda causar lesiones internas, externas o ambas. . La reforma también modifica el Código Penal estatal, que establece que estas lesiones serán sancionadas con penas que van de los 20 a los 40 años de prisión.

Según la Fundación Carmen Sánchez, 28 mujeres han sido agredidas con ácido en México en los últimos 20 años y según datos de Naciones Unidas, cada año unas 1,500 personas son agredidas con ácido y sustancias corrosivas. De estos, el 80% son mujeres. Según cifras de la fundación, seis de cada 10 ataques con ácido en México son cometidos por parejas o exparejas de las víctimas.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país