Los ucranianos que se quedaron en México: “Tal vez esto acabe cuando muera Putin”

Los ucranianos que se quedaron en México: “Tal vez esto acabe cuando muera Putin”

¿Con qué frecuencia te comunicas con tu familia?

—Mi madre está en Donbas, solo hablamos por WhatsApp porque la comunicación no es buena. Se preocupa por mí, pero está feliz porque estoy bien. No puedo visitarla, no puedo enviarle nada, es imposible, el sistema bancario no funciona. Es difícil, no puedo dar más detalles. Tengo información que no puedo dar por su seguridad.

SV prefiere mantener su identidad en secreto pensando en su familia. Aunque la intervención militar rusa a gran escala en territorio ucraniano comenzó hace un año, para ella la guerra comenzó en 2014 en Donbas, en el enfrentamiento entre el Gobierno ucraniano y las fuerzas separatistas prorrusas. Esta región fue su hogar durante 30 años de su vida, ahora recuerda en México, donde vive desde hace casi un año como consecuencia del éxodo masivo que se produjo tanto desde Ucrania como desde Rusia cuando estalló la guerra a gran escala. comenzar.

Durante los meses de marzo y abril, miles de ucranianos y rusos llegaron a México en busca de un salvoconducto que los llevara a Estados Unidos como refugiados. Cientos de ellos esperaban la visa para cruzar al otro lado del Río Grande en un campamento en Iztapalapa, en la Ciudad de México; otros en Tijuana, en la frontera con Estados Unidos. Pocos se han quedado. Ilona Dluzhynska, fundadora y presidenta de Diáspora ucraniana en México ACdice que no todos los que llegaron fueron abordados por el Instituto Nacional de Migración, por lo que es difícil determinar cuántos aún quedan.

Recuerda que junto a otros ciudadanos ucranianos en México acudieron al aeropuerto para recibir y tratar de orientar al mayor número posible de sus compatriotas. “La gente venía asustada y confundida. En Ucrania no hay inseguridad, estaban confiados. Esa confianza se prestó a muchos abusos. Tuvimos muchos casos de desapariciones y secuestros en Tijuana, muchas situaciones de violaciones a los derechos humanos durante esta ola migratoria”, dice Dluzhynska.

Debido al clima extremo en el campamento Iztapalapa, calor y frío excesivos, día y noche, las condiciones no eran las ideales para las mujeres embarazadas, los ancianos y los niños que, además, con las fluctuaciones climáticas, el cambio de agua y alimentos, sufrían “mucho” por atención médica, explica Dluzhynska. La sociedad civil mexicana, recuerda la activista —como en muchas otras situaciones de ayuda humanitaria—, reaccionó “muy amable y rápido”. “Familias mexicanas acogieron a familias ucranianas sin conocerse antes. La sociedad civil mexicana les abrió el corazón en todos los sentidos, fue hermoso”, recuerda la directora de la organización.

“Si escuchamos una sirena fuerte, entramos al refugio”

Foto: nayeli cruz | Video: EPV

SV es de complexión delgada, mide aproximadamente 1,50 metros de altura y tiene cabello rubio platino. La acompaña su novio, OP, de nacionalidad mexicana, quien la ayuda a comunicarse en inglés. Debido a la tensión constante en Donbas en 2014, decidió mudarse a Odessa, a más de 800 kilómetros de la guerra. Era principios de 2022 y recuerda que nadie creía que la situación iba a escalar como lo hizo. Su novio estaba preocupado y temeroso del peligro. Tenía boleto para regresar a México en abril. “Le dije ‘tranquilo, todo estará bien’. Pasó febrero y comencé a escuchar los ruidos nuevamente. Bombas, atentados, para mí fue como vivir una segunda guerra. Si escuchábamos una sirena fuerte, íbamos al refugio ”, le dice a SV

Adelantó su boleto aéreo a marzo, cruzó la frontera por Moldavia y regresó a México. Ella admite que los primeros tres meses fueron difíciles, ya que es una cultura diferente. Ya había estado antes, pero por turismo. Dice que existe esa idea de que México es un país peligroso. Ahora recuerda, con un poco de humor y risas, que cuando empezó a caminar sola por la ciudad sintió “mucho miedo”, a pesar de que estaba en barrios como La Condesa, un barrio exclusivo de la capital. “Este país cambió mi vida”, dice con una leve sonrisa.

Es arquitecta de profesión y regresó a Donetsk en septiembre pasado. La última vez que estuvo en Donbas fue en agosto de 2021. Recuerda que era de una ciudad en crecimiento, con fábricas, negocios e incluso como una de las sedes de la Eurocopa que Ucrania coorganizó con Polonia en 2012. Nada de eso queda más. “Mi sueño es ver a mi madre en carne y hueso, no se está haciendo más joven. Puede ser que esto acabe cuando muera Putin, puede que cambie algo. Necesitamos ocupar nuestro territorio. Es nuestro país y volverá a serlo, pero no sé cuándo”, añora SV

“Mucha gente vive en la pobreza”

Foto: Andrés Rodríguez | Video: EPV

Era el 24 de enero de 2023. Sania Gallyamova, una joven rusa de 28 años, se encontraba en el bosque de Chapultepec en un mitin, cerca del Monumento a los Niños Héroes, en contra de la invasión rusa a Ucrania. Lleva una bandera con los colores amarillo y azul sobre sus hombros. Ha estado fuera de Rusia durante casi un año. Anteriormente estuvo en Georgia, India y Turquía. Durante las manifestaciones en San Petersburgo contra la intervención militar del Kremlin fue detenida hasta en dos ocasiones. La obligaron a firmar un documento en el que le explicaban que si la volvían a detener en una manifestación, sería encarcelada permanentemente.

Su inglés no es fluido y no habla español, pero para comunicar sus ideas utiliza la traducción de Tetiana Tsvyk, de 45 años, ucraniana residente en México desde hace 14 años. Gallyamova tiene el ceño fruncido, ojos verdes y una mirada desafiante, como si no le tuviera miedo a nada. “La mayoría de la gente solo escucha propaganda rusa sobre la guerra, pero cada día son más las personas que no quieren involucrarse en política y se vuelven críticas”, dice.

Mientras Gallyamova reparte volantes informando sobre la situación en Ucrania, una joven pareja mexicana se le acerca para discrepar sobre el maniquí que la acompaña, quien viste una camiseta que dice “Putin y Rusia. Terroristas” y como cabeza la máscara de un payaso de aspecto lúgubre. Uno de ellos cree que el presidente ruso es un “buen líder e innovador”. Con la ayuda de Tsvyk, el ruso argumenta lo contrario.

“A pesar de tener muchos recursos naturales como el gas, solo en las grandes ciudades como Moscú o San Petersburgo se vive bien, pero mucha gente está viviendo en la pobreza y todavía no tienen luz ni gas, viven sin nada”, añade Gallyamova con algunos frustración.

No tiene una hoja de ruta fija durante su estancia en México, más allá de su posición como cineasta y activista para seguir apoyando la causa ucraniana. Le duele no poder estar en Rusia por la censura que podría enfrentar. “La guerra terminará muy pronto. Espero que Ucrania vuelva a crecer. Rusia también se va a renovar, pero llevará mucho tiempo”, afirma con tristeza, casi derrumbándose, mientras Tsvyk la calma y la consuela.

“Tenía una foto con la gente que trabajaba, la mitad están muertos”

Foto: nayeli cruz | Video: EPV

Yelyzaveta Voroniuk, de 28 años, es artista de circo. Ella es parte del elenco del espectáculo musical. Estimado —es acróbata aérea en el espectáculo—, una puesta en escena que rinde homenaje a Juan Gabriel en el teatro San Rafael de la Ciudad de México. A diferencia de muchos de sus compatriotas, tuvo la suerte de conseguir un trabajo mientras estaba en Suiza. Ella admite, ligeramente sonrojada, que cuando llegó no tenía idea de lo grande que era. Él Divo de Juárezpero ahora la escucha todos los días y ya conoce su música.

Para ella, la guerra también comenzó hace nueve años. Recuerda que desde junio de 2021 había fuertes rumores de que las cosas iban a empeorar. Era un febrero normal. Se despertó a las 6:20. “No sé cómo describirlo, como cuando tu vida cambia tan pronto como abres los ojos y ya no importa”, dice ella. Las notificaciones de su celular la despertaron, a pesar de tener el sueño profundo. No fueron las sirenas ni las explosiones.

“Mi celular tenía miles de mensajes, de conversaciones grupales de mi familia, del trabajo, las noticias. Aquí en México tienen un sistema de alerta de sismos, como notificaciones. En Ucrania los tenemos para bombardear”, dice entre risas nerviosas.

Cuando se fue de Ucrania lo primero que consideró fue la seguridad. La segunda era cómo podía mantenerse y enviar dinero a su familia, primero en Suiza y luego en México. “En Suiza ella era refugiada, tengo otros derechos. Aquí no tengo esa condición, es mucho más fácil ser un humano normal que ser un refugiado”, afirma.

Todavía tiene dificultades con el español, aunque lo practica mucho. Se siente agradecida con México y su gente por darle la oportunidad de estar en un lugar seguro. Le cuesta abrir Facebook u otra red social y darse cuenta de que uno de sus amigos ya no existe. “Todos los días sobrevuelan mi país 60 misiles y eso no está mal, porque otro día pueden ser 500, 430, pasaba cada 10 o 15 días. Solía ​​trabajar en una clínica en Kiev. Un misil la golpeó directamente. Tenía una foto con la gente con la que trabajaba, la mitad están muertos”, dice con un nudo en la garganta.

Una vez finalice su contrato, descansará unos meses en algún lugar con mar y playa. Verá si se queda o si busca otra oportunidad laboral fuera de México. En su casa en kyiv la esperan, pero saben que no pronto. “No es la primera vez que Rusia nos invade. No sé si llegará una solución, pero sí creo que si se busca solucionar esto, no será por el camino democrático ni por el de la paz que pide Europa, porque ya tomamos ese camino en 2014 y No funciona. Se firman papeles y a Rusia no le importa”, finaliza resignada.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país