Rector de la UNAM confirma que ministra Yasmín Esquivel ya presentó pruebas sobre caso de plagio de su tesis

Rector de la UNAM confirma que ministra Yasmín Esquivel ya presentó pruebas sobre caso de plagio de su tesis

Ministra Yasmín Esquivel, durante una conferencia en la Ciudad de México, el 5 de diciembre de 2021.Moisés Pablo Nava (CUARTO OSCURO)

La ministra Yasmín Esquivel ya presentó pruebas sobre el caso de plagio de su tesis de grado. Así lo ha confirmado el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, al ser consultado por los medios. “Ayer sé que alguien estaba allí, representándola. Ya fue alguien de parte de la docente presentar sus argumentos”, dijo el martes la funcionaria, quien se encontraba en la Cámara de Diputados para firmar un convenio de colaboración entre el Congreso y la universidad. El Comité de Ética de la UNAM, que ahora se encarga de analizar el caso, ha emitido un comunicado en el que señala que ha invitado tanto a Esquivel como a Edgar Ulises Báez “a exponer sus argumentos y entregar los documentos que consideren pertinentes”. .

La investigación sobre la tesis de grado “Ineficacia de los sindicatos en los trabajadores de confianza del artículo 123 fracción A” continúa su curso. El trabajo fue presentado por Báez en 1986 y por Esquivel en 1987: ambos estudiantes publicaron exactamente el mismo texto con solo un año de diferencia. Los dos fueron asesorados por la misma profesora, Martha Rodríguez, ahora despedida de la universidad.

Un primer análisis del Comité de Integridad Académica de la UNAM confirmó que el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) fue quien copió el documento luego de analizar “elementos de construcción, desarrollo, estilo, contenido, temporalidad, consistencia y manejo de la información de ambas tesis, así como el análisis de los archivos institucionales físicos y digitales y la documentación exhibida por las partes involucradas”.

Sin embargo, a pesar de que se acreditó el plagio, el rector aseguró que la universidad no tenía elementos para invalidar el título de abogado de Esquivel, ya que las normas universitarias no tenían la opción de retirar un título una vez otorgado. Graue anunció que se iban a hacer modificaciones a las reglas a raíz de este caso para “corregir los vacíos legales actuales”. “Tengo muy claro que nada de lo anterior redime la indignación que sentimos ante un caso que podría quedar impune”, reconoció el rector, quien afirmó, ante las acusaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador de lavarse las manos, que su actuación no está marcada por la “timidez, el miedo o el encubrimiento”.

Así que Graue, en lugar de cerrar el caso, inició de nuevo el proceso de investigación de la tesis. Convocó al Comité de Ética, que deriva de la Comisión de Honor del Consejo Universitario, “para revisar los dictámenes y pruebas”. Esta nueva investigación irá de la mano del estudio de “alternativas” para otras “acciones disciplinarias adicionales”, señaló el rector, quien señaló que el último paso es convocar al Consejo Universitario, órgano con la máxima autoridad colegiada dentro UNAM, “para analizar de manera conjunta las diversas opciones y acciones que eventualmente puedan llevarse a cabo, con la fuerza de la ley”.

En este marco, se están recibiendo las pruebas y alegatos de ambas partes. “El Comité de Ética Universitario se viene reuniendo en sesión permanente para analizar y recabar información pertinente respecto de la apropiación indebida de tesis profesionales presentadas hace más de 35 años por dos egresados ​​de la Universidad Nacional Autónoma de México”, se lee en el documento. un comunicado del organismo, que señala que una vez que terminen de analizar la información, “entregará una opinión ética y académica al rector”.

Él caso esquivel ha puesto en entredicho el prestigio de una de las universidades más importantes de América Latina. El plagio de la tesis del ministro reveló toda una cadena de copia de obras. EL PAÍS constató que la profesora Martha Rodríguez, por ejemplo, había dirigido al menos siete obras con distintos porcentajes de plagio, a partir de cuatro originales, a lo largo de tres décadas como docente. Pero que el texto prácticamente completo de Báez y Esquivel se publicó en 1993, bajo el título ahora “Sindicato de Trabajadores de Confianza”. Ese documento, presentado por Juan Carlos Blanco Silva, quien fuera, al menos hasta 2018, agente del Ministerio Público, adscrito a la Fiscalía de Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos de la PGJDF, abrió el foco de las irregularidades: Su no fue asesorado por Rodríguez, sino por María Estela González Vidal. Es decir, el mismo trabajo fue presentado tres veces en la universidad, pero por dos profesores diferentes.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país