Suprema Corte de Justicia de la Nación aprueba nueva forma de ejercer el derecho de petición

Suprema Corte de Justicia de la Nación aprueba nueva forma de ejercer el derecho de petición

(CNN Español) — Los ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de México aprobaron este miércoles, por unanimidad, una resolución que, según varios especialistas, abriría la puerta a habilitar las redes sociales como un nuevo espacio para que los ciudadanos ejerzan su derecho de petición a la autoridad.

Un ciudadano de Guadalajara, la capital de Jalisco (al occidente del país), solicitó un amparo al máximo tribunal de la nación para obligar a las autoridades municipales a responder a tres solicitudes que les hizo en febrero de 2021 a través de Twitter y que, según para él, fueron ignorados.

La resolución concuerda con el ciudadano, y cuando es aprobada por unanimidad de los ministros que integran la primera sala de la Corte, se concede la protección solicitada.

El ministro ponente, Jorge Mario Pardo Rebolledo, explica en su proyecto que una vez que una autoridad habilite las redes sociales “nada, en principio, debe impedirle atender aquellas solicitudes de las que tenga conocimiento por ese canal”.

CNN pidió comentarios al ciudadano que solicita el amparo, pero hasta el momento no ha respondido.

El Ayuntamiento de Guadalajara le dijo a CNN que iba a emitir una posición sobre el caso cuando la Corte resolviera, pero hasta la tarde del miércoles no se había pronunciado.

Sin embargo, informaron que en promedio registran unas 3.000 interacciones semanales en Twitter, Facebook e Instagram. De estos, dos tercios se dan en Facebook y el resto, en su mayoría, en Twitter.

La abogada Surya Palacios explicó a CNN que, de acuerdo con la jurisprudencia mexicana, el amparo otorgado al ciudadano será válido solo para la persona que hizo la denuncia, aunque el precedente ayudará a los ciudadanos que presenten demandas similares en el futuro.

El caso puede sentar un precedente, según expertos

Varios expertos consultados por CNN creen que el caso puede sentar un precedente en cuanto al derecho del ciudadano a solicitar a la autoridad, consagrado en la artículo octavo de la Constitución Política de Méxicolo que indica que ésta debe formularse por escrito, aunque no especifica los medios.

Carlos Páez, estratega en redes sociales y otros medios tecnológicos, advierte sobre posibles riesgos al utilizar las redes sociales para estos fines, como el uso de inteligencia artificial o datos de usuarios para intereses ajenos al servicio al ciudadano.

“Anticipo que, en muy poco tiempo, veremos mecanismos y automatización que, a través de la inteligencia artificial, podrán molestar sistemáticamente a las instituciones públicas y saturarlas con demandas de información probablemente ficticias. Esto implica que detrás de las solicitudes hay muchas cuentas falsas”, detalla. Sugiere que tanto autoridades como ciudadanos acaten únicamente mediante cuentas certificadas.

Páez agrega que se debe considerar el papel de la georreferenciación, el análisis de datos sobre la experiencia del usuario y las preferencias políticas, que permitan elaborar informes de inteligencia sobre la opinión pública.

Por su parte, el coordinador del Observatorio Legislativo del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Alberto Bayardo, destaca que estas plataformas permiten interactuar, más allá de hacer anuncios.

“Lo que nos ofrecen estas nuevas tecnologías de la información y la comunicación es la doble vía, ya no somos simples espectadores a la espera de ver qué nos llega, qué se nos presenta, sino que tenemos la posibilidad de entrar en una comunicación, en un diálogo a través de a veces grosero, a veces duro, pero finalmente en la comunicación sobre todos los que ejercen la función pública”, dice.

Gustavo López, profesor de la Facultad de Ciencias Sociales y de Gobierno del Tec de Monterrey, destaca que esto representaría un desafío para la autoridad.

“De alguna manera, obliga y obligará a la autoridad a proponer lineamientos formales a partir de los cuales los ciudadanos, pero también la autoridad, se ajusten para poder brindar servicios a través de las redes sociales”, dice.

Para Francisco Santamaría, consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y marketing, muchos ciudadanos siguen siendo “románticos analógicos”, pero agrega que para la generación nacida después del año 2000 —conocida como centenials— las redes sociales son, en de muchas maneras, la forma en que se relacionan, incluso con autoridad.

“Prácticamente, de 24 horas, tal vez 18 de nosotros estamos en contacto con algún dispositivo electrónico, digital, en Internet. Poco a poco, nuestro organismo se va convirtiendo en una vida digital, en una identidad digital. Entonces, la opinión pública ya se basa en elementos digitales”, detalla Santamaría.