Testigo declara que Genaro García Luna trabajaba para el Cártel de Sinaloa

Testigo declara que Genaro García Luna trabajaba para el Cártel de Sinaloa

(CNN Español) –– El juicio por narcotráfico contra Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública de México, continuó este martes en Nueva York.

Uno de los testigos de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York es Israel Ávila, un ex narcotraficante que dijo trabajar para el Cártel de Sinaloa y específicamente para Mario Pineda Villa, alias “MP”.

Ávila dijo que entre sus funciones estaba ayudar a Pineda Villa a crear libros de contabilidad que incluyeran todos los gastos del cártel y supuestos pagos a funcionarios del gobierno.

Cuando la Fiscalía le preguntó a Ávila si conocía al imputado, el testigo dijo que sí porque, según él, “Genaro García Luna trabajaba para el Cártel de Sinaloa”.

Explicó que en los libros de contabilidad aparecían los pagos de García Luna, pero no con su nombre real sino con “El Tartamudo” o “Metralleta”, que era como los miembros del cártel se referían despectivamente a García Luna, dijo Ávila.

Ávila declaró que entre 2003 y 2012 trabajó en bienes raíces, pero comenzó a trabajar para el cartel en 2005 cuando alquiló una casa a personas que creía que eran agentes de la Agencia Federal de Investigación de México o AFI, ahora disuelta.

Al momento de alquilar la casa, dijo que estas personas llegaron vestidas con uniformes de la AFI y en camionetas con logos oficiales. Luego, según su testimonio, los inquilinos mataron a una persona dentro de la casa y huyeron en un vehículo que estaba registrado a nombre de esa propiedad.

Ávila dijo que estaba preocupado, pero que recibió una llamada de Pineda Villa citándolo a un lugar que al llegar se percató que estaba custodiado por agentes del Ejército y de la Policía Federal y estatal.

Allí dijo que conoció a Pineda Villa quien le aseguró que no tenía de qué preocuparse porque todo iba a salir bien. Dijo que el “MP” le preguntó si sabía para quién trabajaban las personas que habían alquilado su casa. Ávila todavía pensaba que eran agentes federales y dijo que cuando respondió “para Genaro García Luna y su gente”, el MP respondió: “No, te equivocas. Ni tú ni nosotros trabajamos para Genaro García Luna, Genaro García Luna trabaja para nosotros”. .

Ávila aseguró que después de ese incidente siguió trabajando para el cártel llevando los libros de contabilidad, proporcionándoles aviones, casas, bodegas, incluso les alquilaba casas para cuando querían asesinar a un rival.

Dijo que en diciembre de 2007, la DEA informó a sus homólogos de México porque un avión iba a llegar al aeropuerto de Morelos sin plan de vuelo. Era un avión del que él y otros miembros del cártel iban a recibir 1.200 kilos de cocaína. Cuando llegaron al aeropuerto, encontraron a policías federales, pero dijo que en lugar de arrestarlos, los agentes los llevaron a la plataforma y los ayudaron a descargar la droga y sacarla del aeropuerto.

Entonces el cártel se dirigió a un escondite porque, luego de que se llevaron la cocaína, los agentes federales iniciaron un presunto operativo. Sin embargo, dijo que los policías del aeropuerto le dieron la oportunidad de retirar la droga. “Entramos y salimos con la misma ayuda de ellos”, dijo Ávila.

Ávila fue arrestado en Texas en 2012 y se declaró culpable de ingresar a Estados Unidos con fines ilegales y distribuir más de un kilo de cocaína. Fue condenado a 15 años de prisión de los cuales ha cumplido diez. Planea ser liberado a fines de 2025.

Este testigo continuará su declaración este miércoles con el contrainterrogatorio de la defensa de García Luna.

Expolicía declara que tránsito de drogas y armas en el aeropuerto de la Ciudad de México durante el gobierno de García Luna

Durante el juicio contra García Luna, un exagente de la Policía Federal de México dijo este martes que mientras estaba destinado en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, en la capital del país, observó movimientos que según él revelaron que por allí transitaban drogas y armas. cuando García Luna era secretario de Seguridad Pública.

Ese testimonio corresponde a Raúl Arellano Aguilera, quien fue policía federal en México entre 2003 y 2011, y quien dijo que a partir de 2007 fue asignado a la división regional de seguridad del aeropuerto con funciones de vigilancia y seguridad de los pasajeros.

En el juicio que se desarrolla en la Corte del Distrito Este de Nueva York, García Luna enfrenta varios cargos de participación en una empresa criminal en curso y otros de conspiración para obtener, importar y distribuir miles de kilogramos de cocaína en Estados Unidos, en además de presuntamente haber hecho declaraciones falsas a funcionarios de inmigración de EE.UU. El exfuncionario se declaró inocente de todos los cargos. Su abogado ha cuestionado la credibilidad de Arellano como testigo de cargo.

Durante la audiencia, Arellano dijo que con el tiempo se dio cuenta que este aeropuerto era utilizado para el tráfico ilegal de mercancías como drogas, dinero y armas.

Arellano afirmó que los jefes aeroportuarios dieron unas órdenes por radio que calificó de “extrañas”, y en donde le indicaron a la policía “a partir de este momento para 45, todo en 35 hasta nuevo aviso”. Explicó que esto significaba que hasta que no se emitiera una nueva orden, no podían realizar allanamientos ni detenciones. Se les ordenó que simplemente se presentaran y permanecieran en sus áreas.

También dijo que observó que algunos compañeros, conocidos como el “grupo especial”, hicieron caso omiso de las órdenes, se retiraron de sus áreas y regresaron sin ser amonestados. Conducían autos deportivos de lujo o tenían joyas, algo que describió, con un salario equivalente a unos US$425 quincenales, era difícil acceder a este tipo de inmuebles.

Por su parte, la defensa de Genaro García Luna trató de desacreditar el testimonio y presentar al expolicía como un resentido.

Durante el contrainterrogatorio del abogado César de Castro, Arellano Aguilera dijo que no estaba de acuerdo con el ascenso de García Luna a Secretario de Seguridad Pública federal porque desde su punto de vista no había sido ascendido dentro del organismo policial ni había recibido capacitación. de ese tipo. Dijo que no estaba de acuerdo, porque personas que conocía en esos cargos “habían trabajado durante más de 30 años en la Policía”.

Arellano Aguilera reconoció que nunca tuvo contacto directo con García Luna. Ella solo lo vio en ceremonias oficiales y nunca tuvo una conversación o reunión con él. El testigo dijo que entendió por sus superiores que parte de las prioridades del nuevo secretario era combatir a los cárteles de la droga como el Cártel del Golfo, los Zetas y los Beltrán-Leyva.