Va por México: Jesús Zambrano: “La alianza con el PRI y el PAN no es a muerte ni es para siempre”

Va por México: Jesús Zambrano: “La alianza con el PRI y el PAN no es a muerte ni es para siempre”

Jesús Zambrano presenta cicatrices de bala en su cuerpo, testimonio de su juventud como guerrillero. En un allanamiento, cuando tenía veintitantos años, un policía le disparó en la cara, le entró por la boca, le rompió la mandíbula y salió por el cuello. Sobrevivió, pero lo metieron en la cárcel. De esa época queda el recuerdo de su apodo: El tragabalas. Ahora, como líder del PRD, se sienta en la misma mesa para compartir café y hacer alianzas con el PRI y el PAN, hasta no hace mucho enemigos ideológicos irreconciliables del sol azteca. Para Zambrano, de 69 años, es preferible negociar con estos dos partidos, cuyos gobiernos —lo sabe— aplastaron duramente a la disidencia de izquierda, que permitir el triunfo en 2024 del proyecto de Andrés Manuel López Obrador, su excompañero de militancia y quien está ahora irremediablemente separados.

Zambrano, nacido en el norteño estado de Sonora, señala que el acuerdo para repartir candidaturas entre Alejandro Moreno, líder del PRI, y Marko Cortés, del PAN, se hizo en contra de la voluntad del PRD, partido que en la alianza Va por México tiene menos fuerza electoral. El líder ya les pidió revertir ese pacto. Pero, si se mantienen intransigentes, dice, el sol azteca evaluará su permanencia en la coalición, que en más de una ocasión ha estado al borde de la ruptura. El exguerrillero no está dispuesto a tragarse más balas, menos si son de fuego amigo. Zambrano, que ha sido diputado federal en tres ocasiones, recibe a EL PAÍS en su despacho de la sede del partido en Ciudad de México.

Pregunta. ¿Cómo surgió este pacto bilateral entre el PRI y el PAN sobre las candidaturas?

Respuesta. Descubrimos a principios de diciembre que esto podría suceder. Marko Cortés lo comentó como una demanda al PRI, en primer lugar, pero también lo extendió al PRD como miembro de la coalición. Y les dije claramente que de ninguna manera iba a apoyar una decisión de estas características; que ellos, en ejercicio de su autonomía partidista, podían resolver lo que quisieran, pero el PRD tenía una posición en el sentido de que la sociedad civil debe ser la custodia del proceso de selección de candidaturas y su gestión, para que puedan participar todos los que planteen sus manos y que salgamos con la mejor candidatura, la más competitiva, con posibilidades reales de ganar. Pero el PAN terminó poniéndolo como condición. Y el PRI hizo lo correspondiente para que el PAN pudiera ser parte de las alianzas para este 2023 en Coahuila y Estado de México.

q ¿Entonces Marko Cortés le dijo que su condición para unirse a una alianza este año era que le dieran las candidaturas en 2024?

r Sí, lo dijo.

q ¿Cómo se siente al ser excluido de estas negociaciones? ¿No es abuso?

r Bueno, no creemos que sea el tratamiento adecuado, por supuesto. Así no se construyen las alianzas. Las alianzas no son incondicionales, se dan bajo ciertas circunstancias, con ciertas condiciones, y una condición esencial entre nosotros ha sido que los acuerdos se alcancen de manera conjunta y por consenso, no por votación, especialmente en asuntos tan delicados como este. Que haya una exclusión del PRD. Hay una exclusión de la sociedad civil.

Jesús Zambrano Grijalva.AGGI GARDUNO

q ¿Todavía confías en tus compañeros, a pesar de que acordaron esto a tus espaldas?

r Es un proceso que recién comienza. No estamos satisfechos con la forma en que se han dado estos primeros pasos, y tengo la confianza —o la esperanza, por no decir total confianza— de que con los reclamos y demandas de la sociedad civil y nuestra posición, este proceso en los próximos semanas o meses.

q ¿Le ha pedido al PRI y al PAN que revoquen los acuerdos que hicieron?

r No he pedido formalmente. Simplemente les dije que estaban cometiendo un error en esa decisión. Si lo echan para atrás, también será su decisión. Estoy convencido que los resultados electorales de este 2023 modificarán mucho el escenario político.

q Si insisten en mantenerse en su cargo, ¿está dispuesto el PRD a romper la alianza?

r Creo que no deberías amenazar con eso. Vamos a revisar y reconsiderar la estrategia de alianzas si esta no va en la dirección correcta, porque las alianzas no son alianzas a muerte, no de una vez por todas. Veremos qué nos dicen los resultados del 4 de junio. Y si siguen insistiendo en mantener esa posición, entonces evaluaremos la pertinencia de permanecer o no en la alianza.

q Está claro que el PRD fue apartado.

r Y a la sociedad civil. Pero al mismo tiempo en la alianza seguimos caminando juntos en acciones legislativas muy importantes. Lo hicimos para rechazar la reforma electoral, y hemos reiterado que lo vamos a hacer para la selección de los cuatro asesores electorales en abril. También iremos juntos a presentar una acción de inconstitucionalidad contra el “plan B” electoral.

q Vienes de la izquierda radical, de pertenecer a un movimiento armado y de ser preso político. ¿Qué se siente al aliarse con el PRI, del que emanaron gobiernos que aplastaron movimientos sociales en el siglo XX? Puedes testificarlo.

r Esa decisión no fue fácil, por supuesto. Pero las circunstancias políticas del país cambiaron. Viniendo de un presidencialismo terriblemente concentrado en una sola persona, con luchas sociales, con nuestras propias luchas desde la guerrilla, logramos abrir la ostra de la democracia. Luchas que llevaron a que el propio PRI tuviera que abrirse y el sistema político democrático del país se abriera paulatinamente. Ahora todo eso está amenazado. Estamos ante el riesgo de que se instaure una dictadura de facto, que ponga en riesgo todo lo que hemos logrado, los que siempre hemos estado en la oposición y los que ayudamos a construirla, como el PAN, por un lado. , y el PRI, por el otro. quien estuvo en el gobierno durante muchos años y estaba dispuesto a reformarse. Ahora hay un cierre absoluto. Ahora todos los que no estamos de acuerdo con el Presidente de la República somos, en el mejor de los casos, adversarios políticos, y en el peor, traidores a la patria. Y pretenden derribar todo eso para apropiarse de los procesos electorales y militarizar y endurecer la vida en el país. Entonces, en esta situación, usted no va a estar pensando en cómo lo trató el PRI hace 30 o 40 años, sino en cuáles son los riesgos que enfrentamos hoy.

q ¿Y su alianza con el PAN, que en su gobierno fue la que detonó la militarización?

r Sí, pero hoy has estado votando en contra de todo eso para revertir esa situación. Por cierto, López Obrador condena tan tercamente la militarización del país que comenzó a darse, como usted dijo, cuando Felipe Calderón le declaró la guerra al narcotráfico, y ahora ha acentuado la militarización del país, extendiéndola a prácticamente todos los ámbitos. de la administración pública. Y sin guerra contra el crimen organizado, ¡a terminar de molerlo!

Un elemento de la Guardia Nacional custodia una estación del metro en la Ciudad de México.
Un elemento de la Guardia Nacional custodia una estación del metro en la Ciudad de México.nayeli cruz

q ¿Es realmente mayor el riesgo de que Morena siga gobernando que el PRI o el PAN regresen al poder?

r Hoy el mayor riesgo que tenemos es que Morena siga gobernando, acentúe su autoritarismo y nos lleve hacia una dictadura. El triunfo de una coalición opositora que derroca al obradorismo del Gobierno y de las Cámaras de Diputados y Senadores ya no puede verse como “el regreso” de los partidos anteriores, porque tendrá que surgir un gobierno de coalición que debe gobernar de la mano de la sociedad civil. Ya no es el retorno de la añoranza de viejas prácticas. No podemos considerar volver al pasado como una solución. Debemos inaugurar una nueva etapa que verdaderamente democratice el ejercicio del poder.

q Tienes un camino de lucha de izquierda muy parecido al de López Obrador, incluso más radical. ¿No se parece más al presidente que Alito Moreno, Marko Cortés y Claudio X. González?

r No me parezco en nada a ninguno de ellos. Andrés Manuel tiene una militancia priísta, ese partido contra el que luchamos desde la oposición como izquierda ante el PRD. Cuando fundamos el PRD, López Obrador todavía estaba en el PRI. No es fundador del PRD. ¡Y mucho menos podría parecerle hoy al tirano que tenemos en la Presidencia de la República!

q Que el PRD tenía en sus estatutos una cláusula que prohibía explícitamente las alianzas con el PRI. Y esa cláusula fue eliminada.

r Sí. Eliminamos esa prohibición. Y ahora existe la prohibición de alianzas con Morena. Así ha cambiado la realidad política del país.

q ¿Por qué rompió con López Obrador?

r Andrés Manuel fue quien rompió con nosotros. Se fue después de las elecciones de 2012 porque ya no estaba cómodo en el PRD, porque en el PRD hay discusiones para llegar a acuerdos. Aquí no hay presidencialismo autoritario que quiera imponer sus decisiones. Esto nunca le ha gustado, quería tener un partido en el que él estuviera a cargo, del cual fuera dueño, y eso es lo que tiene hoy con Morena. Por eso se fue, porque no soporta la disidencia, los diferentes puntos de vista y mucho menos el equilibrio de poder.

Andrés Manuel López Obrador y Jesús Zambrano, días antes de las elecciones presidenciales de 2012, cuando eran aliados.
Andrés Manuel López Obrador y Jesús Zambrano, días antes de las elecciones presidenciales de 2012, cuando eran aliados.Iván Stephens (cuarto oscuro)

q ¿Te vas a ir cuando termine tu liderazgo en el PRD o vas a extender tu mandato como Mario Delgado en Morena y Alito en el PRI?

r No, les he dicho que termino en agosto y que se nombre una nueva junta directiva.

q ¿Y va a ser una elección libre?

r Bueno, todavía tenemos que definir eso, porque hay diferentes métodos, incluida la elección indirecta en el Consejo Nacional.

q ¿Te molesta el apodo de “El Tragabalas”?

r No, en absoluto. Al contrario, me hace recordar mi pasado, del cual estoy orgulloso.

q ¿Y no crees que ahora te estás tragando las balas que te disparan tus mismos aliados?

r No, creo que no hay comparación, porque actué con la prudencia responsable que se necesitaba en ese momento, cuando se anunció el acuerdo. Con esa misma prudencia y con esa responsabilidad hacia el país, decidiremos lo que sigue.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país